No conocían la rueda ni tenían animales de tiro, pero construyeron esta ciudadela con grandes bloques de granito. Hoy, un siglo después de su hallazgo, poco se sabe de Machu Picchu: ni cómo se levantó ni por qué se desalojó. El caso sigue abierto. Por Gloria Garrido

El 24 de julio de 1911, después de haber atravesado a pie la selva que sepulta el valle peruano de Vilcabamba, Hiram Bingham, un joven historiador de Yale, llegó hasta una ciudad perdida en las cumbres andinas. Ante la visión de la muralla de granito que fortificaba la antigua urbe, Bingham se quedó sin aliento. Creyó haber hallado Vitcos, el último refugio de los reyes incas, derrotados por Gonzalo Pizarro en 1536. No lo era, como se demostró posteriormente, y esta ciudadela inca construida durante el siglo XIII y que ocupa 20 hectáreas se quedó sin nombre.

conocer, historia, machu picchu, turismo, xlsemanal

Machu Picchu, el patronímico por el que conocemos este grandioso complejo urbanístico y agrícola incaico levantado a 2.300 metros de altitud en las laderas orientales de los Andes y a 112 kilómetros de Cuzco, es, en realidad, el de la cumbre que lo alberga, que significa ‘pico viejo’.

El reino inca que levantó esta ciudad fue un Estado multiétnico y multilingüe en el que vivieron 12 millones de personas que hablaban 1.200 lenguas distintas. Se extendió entre los siglos XII y XV a lo largo de más de 4.000 kilómetros de la América Central y Suramérica. Pero carecía de escritura. Así es que todo cuanto sabemos de él nos ha llegado a través de su escasa tradición oral o de las historias que narraron los cronistas españoles.

Dado que ninguna de ellas hace referencia a Machu Picchu ni a su fortaleza, es muy posible que los conquistadores nunca las descubrieran. Y este cúmulo de circunstancias hacen que estas ruinas, arrulladas por la neblina durante siglos, sean todavía motivo de numerosas hipótesis entre arqueólogos e investigadores.

Su estratégica ubicación y su altitud, permiten dominar todo el valle del río Urubamba, lo que hace suponer que pudo ser una fortaleza militar.

La teoría más fantástica es la de que sus habitantes fueron sacrificados tras una infracción religiosa. Después, el lugar se pudo declarar maldito.

Pero la piedra sagrada Intiwatana, coronada por un gran reloj de sol tallado en la roca, sugiere que la ciudadela andina bien pudo ser un centro ceremonial y observatorio astronómico.
Otras teorías sostienen que pudo albergar el mauselo de un rey. O la universidad de la nobleza inca, que aprendía allí astronomía, arquitectura, matemáticas, agricultura y, sobre todo, el quechua, la lengua unificadora del imperio. Si bien la tesis más plausible y oficial es que la ciudadela se construyera hacia el 1400 para conmemorar las hazañas militares de Pachacútec el fundador del imperio inca.

conocer, historia, machu picchu, turismo, xlsemanal

Hiram Bingham, explorador y político estadounidense. Fue el responsable de hacer pública la existencia de la ciudad

Su construcción suscita también interrogantes. La planificación urbana y la ingeniería son magníficas y su arquitectura tiene el inconfundible sello inca, pero este pueblo no conocía la rueda ni disponía de animales de tiro. Entonces, ¿cómo pudo erigir enormes paredes con piedras que pesaban toneladas? En este punto no queda más remedio que aceptar que fue la mano de obra humana, probablemente de esclavos, la que obró el ‘milagro’. Sin embargo, aún hay otra cuestión que tampoco ha podido aclararse. Aunque los incas trabajaban el oro, la plata y el bronce, no poseían herramientas de hierro con las que tallar los enormes bloques de granito. Entonces, ¿cómo lo hicieron?

El abandono de la ciudadela se produjo a finales del siglo XV, según unas teorías, o a finales del XVI, según otras. La razón se desconoce. Quizá fue una epidemia, como sugiere Juan de Santa Cruz Pachacuti, que afirma que la «pestilencia de sarampión» acabó con la vida del rey inca Huayna Capac y de muchos de sus generales en 1493. Pero lo más verosímil es que, a la muerte de Tupac Amaru, el último emperador inca, ya no tenía sentido mantener este centro sagrado y sus habitantes se marcharon para evitar una invasión.

La hipótesis más fantástica es que todos sus habitantes fueron sacrificados como castigo a una infracción religiosa. Según las crónicas de un tal Garcilaso de la Vega, hijo de un español y una princesa inca, si un sacerdote violaba a una ajlla (virgen del Sol), no sólo él era condenado a muerte, sino que se asesinaba a sus sirvientes y familiares y a todos los vecinos de la ciudad. Luego se declaraba el lugar maldito y se incomunicaba para que nadie descubriese su existencia. ¿Fue ése el final de Machu Picchu y la razón por la que nunca fue hallado por los españoles?

ALGUNAS PISTAS FALSAS

conocer, historia, machu picchu, turismo, xlsemanal (2)

6.000 años de antigüedad

Una teoría elaborada en 1930, por el astrónomo polaco Rolf Muller, de la Universidad de Postdam, afirmaba que los edificios más importantes de la ciudadela están alineados con la posición que tenían las constelaciones entre unos 2.000 y 4.000 años a. C. La arqueología ha demostrado que esa datación es incorrecta.

Una raza de gigantes

Tampoco falta quien, como Denis Saurat, es partidario de teorías peregrinas, y jamás demostradas, como que los constructores de estas ciudades ciclópeas, como Tiahuanaco, levantada en los Andes bolivianos, o Machu Picchu, en Perú, fueron gigantes que poblaron esta parte de la Tierra antes del diluvio universal.

Conexión con oriente

Otra hipótesis que tampoco ha podido ser probada, pero que ha sido argumentada por investigadores de la talla del divulgador escocés Graham Hancock, es que los constructores incas pudieron haber tenido como maestros a albañiles llegados de Egipto o la India en los albores de nuestra era, o incluso antes.

TRES HIPÓTESIS…

Fue un santuario de rituales y sacrificios

Algunas teorías sugieren que Machu Picchu fue una huaca, un lugar sagrado de sacrificios como los que los incas construyeron a lo largo de los Andes. Según los investigadores peruanos Fernando y Edgar Elorrieta, la ciudadela abunda en elementos naturales que representan símbolos sagrados, desde el puma que se adivina en una de sus laderas hasta el caimán que forman los edificios centrales del santuario. Pero aunque esto pudiera hacer de éste un centro ceremonial, la ausencia de momias hace improbable que allí se realizaran estos rituales.

Era mausoleo de Tampu Tocco

Esta tesis, sostenida por su descubridor antes de morir, está basada en la leyenda del sacerdote Fernando Montesinos. Según él, antes de que el imperio inca floreciera, existió en Perú la dinastía de los amautas. Cuando el 62° rey amauta fue derrotado por los bárbaros, sus restos fueron llevados a Tampu Tocco, un refugio donde se construyó una ciudadela. El relato no ha sido confirmado, pero la tumba real situada bajo la Torre del Sol de Machu Picchu alberga seis nichos que debieron de alojar las momias de importantes personajes que eran allí venerados.

Refugio del inca

Según el peruano Luis Valcárcel, atendiendo al parecido que presentan los vocablos quechuas picchu y vitcos o pitcos, la ciudadela bien pudo ser Vitcos, la fortaleza donde se refugiaron los últimos reyes incas, un enclave estratégico elegido por la aristocracia inca como escondite en caso de invasión. Por otro lado, las numerosas osamentas de mujeres halladas en Machu Picchu (109 de 135) sugieren que allí se refugiaron ajllas o vírgenes reales, que pudieron haber huido de Cuzco ante la llegada de los españoles. Al estar Machu Picchu alejado de toda ruta y no ser un centro productivo agrícola, los conquistadores pasaron de largo.

…UNA PRUEBA

Templo ceremonial

La tesis oficial sostiene que la ciudadela fue construida como un templo sagrado y lugar de descanso del inca Pachacútec. Para los arqueólogos Luis Miguel Glave y María Isabel Rémy, el lugar corresponde al asentamiento Picho, que, según un antiguo documento del Archivo Histórico de Cuzco, pertenecía a este soberano. Por su parte, el arqueólogo John Reinard sostiene que fue un centro ceremonial que incorporaba una convergencia única de factores geográficos, montañas sagradas y el río Urubamba, con alineaciones cardinales y astronómicas como la vía láctea, la Cruz del Sur y las pléyades. Esta tesis explicaría que, al producirse la conquista española, el lugar sagrado, cuya subsistencia dependía de un Estado altamente organizado, perdiera su razón de ser y fuera abandonado.


5 PREGUNTAS CLAVE

¿Quién lo construyó?

Documentos del siglo XVI dicen que fue erigido por Pachacútec para conmemorar sus hazañas militares. Las antropólogas Susan Niles y María Rostworowski estiman que, además de centro administrativo de este rey, fue también lugar de culto.

¿Para qué servía el templo de las Tres Ventanas?

La función de este edificio, al este de la plaza principal, no ha sido esclarecida, aunque una piedra rectangular a poca distancia hace suponer que servía para realizar observaciones solares.

¿Por qué no había oro u otras joyas en las ciudadela inca?

Bingham halló objetos de piedra, bronce, cerámica y obsidiana, pero ni de oro ni de plata, que, en buena lógica, debieron de existir. ¿Siguen escondidos allí o han sido saqueados?

¿Qué oculta Huayna Picchu?

El cercano ‘viejo pico’ alberga grupos arqueológicos realizados con fines estético-religiosos y numerosas sepulturas, criptas y túneles que podrían encerrar los tesoros de Machu Picchu.


PARA SABER MÁS

Las huellas de los dioses. Graham Hancock. Ediciones B.

Web de turismo peruano