Esta máquina tritura los plásticos y los transforma en filamentos, que luego se introducen en moldes para crear nuevos objetos.

Es una idea del diseñador holandés Dave Hakkens. Se llama Precious Plastic y trae vídeos con instrucciones: en uno de ellos se muestra cómo fabricar la propia máquina con materiales recogidos en un desguace.